Tratamiento de las cicatrices con láser Fraxel

Tratamos las cicatrices con láser Fraxel re-store 1550nm. Dependiendo del tipo de cicatriz (post-acné, post-traumática o post-cirugía), la severidad de la misma y su antigüedad, utilizaremos diferentes parámetros y propondremos un número de sesiones.

null

¿Se pueden eliminar las cicatrices con láser fraxel?

Los pacientes nos preguntan: ¿Se puede borrar una cicatriz? Eliminar una cicatriz dejando una piel completamente intacta no es posible, puesto que ha habido una ruptura de la integridad de la piel. Pero los tratamientos para borrar las cicatrices pueden atenuarlas hasta el punto en que sean muy poco visibles. La satisfacción de los pacientes en estos tratamientos para las cicatrices es alta.

La Dra. Adriana Ribe posee una amplia experiencia con el láser Fraxel que ha sido reconocida con el premio Diamond Award de Estados Unidos.

La propuesta de Ribe Clinic para el tratamiento facial de las cicatrices con láser Fraxel

En caso de marcas rojas post-acné como consecuencia residual del proceso inflamatorio, las tratamos con 2-3 sesiones de láser Fraxel 1550nm, 1 sesión cada 3-4 semanas. El color rojizo y la textura irregular de la cicatriz mejoran considerablemente.  A veces, combinamos el láser con la aplicación de cremas específicas.

El tratamiento de las cicatrices post-acné leves y moderadas (y algunos casos de severas) es con 5 sesiones de láser Fraxel 1550nm.  El láser activa la formación de nuevo colágeno en la dermis y remodela el antiguo de forma que va “rellenando” la cicatriz. Además, regenera la epidermis que estaba atrófica y deprimida. Así, progresivamente se van suavizando las cicatrices de la piel. La cicatriz puede quedar reducida en un 80%.

Características de la tecnología Láser Fraxer re:store ®

El láser Fraxel fue el primero que aplicó la tecnología fraccionada en 2004, suponiendo una gran revolución tecnológica. Y además de la tecnología fraccionada, la compañía patentó la forma en que se emite la energía láser con una óptica inteligente que sigue siendo en la actualidad la mejor.

Desde el 2004, han aparecido varias versiones de este láser Fraxel y según la Dra. Ribé “el nuevo láser Fraxel DUAL con dos longitudes de onda actúa de forma muy eficaz sobre las cicatrices para estimular la producción propia de colágeno nuevo y de mayor calidad”.

Al deslizar el cabezal del láser por la piel (cicatriz) se emite una luz que actúa en todas las capas de la piel. El tratamiento para borrar las cicatrices se personaliza puesto que va con un ordenador que permite seleccionar la potencia con la que se quiere trabajar y así, actuar en capas superficiales, intermedias y profundas según la necesidad.

Tecnológicamente, este láser para el tratamiento de las cicatrices actúa de forma fraccionada. Es decir, produce columnas de actuación microscópicas en la piel (epidermis y dermis) dejando intacto el tejido entre las columnas. Así, el tejido de las columnas se va a renovar produciendo un colágeno nuevo y una epidermis más trófica ayudado por el tejido circundante sano que promueve esta reparación. Se trata de un proceso natural del propio cuerpo reemplazando el colágeno dañado por una piel nueva, sana y brillante.

Para conseguir los resultados que uno busca en su tratamiento de las cicatrices, normalmente hacen falta varias sesiones. La Dra. Adriana Ribé recomienda un protocolo de tratamiento personalizado después de un diagnóstico de piel preciso, que va de 3 a 5 sesiones según el caso. El número exacto de sesiones se personaliza en función del estado de la piel y de los resultados que se esperan obtener.

El tratamiento con láser para las cicatrices requiere aplicar crema anestésica para prevenir posibles molestias 1 hora antes de la sesión. Al terminar la sesión de láser para el tratamiento de las cicatrices, la piel tiene un aspecto sonrosado y notamos una sensación de calor que desaparece en unas horas. Se puede maquillar si se desea y reanudar la vida social inmediatamente.

Dependiendo del nivel de tratamiento, después del procedimiento láser para cicatrices, la piel está enrojecida y algo hinchada, pero los síntomas desaparecen al día siguiente. Los días que siguen la piel adquiere un aspecto “bronceado” natural que vuelve a la normalidad en 4-5 días, sacando a relucir una piel con unas cicatrices más atenuadas y una piel más fresca, tersa y brillante.

Durante todo el proceso del tratamiento láser para cicatrices se puede lleva una vida rutinaria y si se desea, se puede aplicar maquillaje.

Después del tratamiento láser para las cicatrices simplemente se aplica una crema cicatrizante o reparadora en la zona tratada durante unos días, así como una protección solar (SPF +50).

En el caso del tratamiento de cicatrices profundas, es recomendable una crema antibiótica y una prevención para el herpes simple, así como una protección solar (SPF +50).

El tratamiento láser Fraxel para las cicatrices es una opción terapéutica segura avalada por una amplio número de investigaciones. Como todos los tratamientos, debe hacerse por un profesional médico con experiencia en esta tecnología y con una historia clínica del paciente.

Tanto el riesgo como los efectos secundarios son muy poco probables y en todo caso poco importantes. Lo recomendable es protegerse del sol con un factor de protección alto (SPF +50).

Los resultados del tratamiento para cicatrices son inmediatos pero también graduales. A los pocos días las cicatrices están más atenuadas y la piel ya está más tersa, suave, luminosa y con tono más uniforme. En cada sesión los resultados se van acumulando y la mejoría aumenta. Además, al acabar las sesiones, la piel sigue mejorando los próximos 3-6 meses a medida que las células nuevas que se han activado continúan produciendo nuevo colágeno.

La duración de los resultados tras el tratamiento láser para cicatrices depende del estilo de vida, la edad, el estado y cuidado de la piel de cada persona.

La Dra. Adriana Ribé recomienda un protocolo de tratamiento personalizado para poros dilatados después de un diagnóstico de piel preciso, que va de 2 a 4 sesiones según la edad del paciente y estado de su piel. El tratamiento láser para cerrar el poro requiere aplicar crema anestésica para prevenir posibles molestias 1 hora antes de la sesión. Al terminar, la piel tiene un aspecto sonrosado y notamos una sensación de calor que desaparece en unas horas. Se puede maquillar si se desea y reanudar la vida social inmediatamente.