Castellano | English
facebook ribeclinic twitter ribeclinic pinterest ribeclinic youtube ribeclinic
934.881.207
Passeig de Gràcia, 89 Pral
08008 Barcelona

varices

varices

GALERIA DE IMAGENES

VARICES
VARICES
VARICES
VARICES

La presencia de varículas superficiales en piernas es un problema cosmético que afecta a millones de personas. Es muy importante realizar un diagnóstico médico ya que la lesión vascular del paciente puede venir dada por diversas causas y dependerá de ello el tratamiento más adecuado para eliminarla.

Las lesiones vasculares que pueden aparecer son: “arañas vasculares” o telangiectasias (derrames en forma de ramas justo debajo de la piel),  puntos rubí (angiomas), varículas, cuperosis, rosácea, roturas capilares… 

En función del tamaño de la vena, el tratamiento indicado es:

  • Láser vascular (venas dilatadas muy pequeñas)
  • Escleroterapia (venas dilatadas de tamaño intermedio)
  • Cirugía (venas dilatadas de mayor tamaño)

Estas 3 técnicas pueden combinarse según el caso.

 

LÁSER VASCULAR

¿Cómo actúa el láser vascular?

La Dra. Adriana Ribé explica: "El  láser vascular elimina del vaso sanguíneo mediante el principio de fotocoagulación y fototermolisis. Los fotones de la luz del láser tienen afinidad por un componente de la sangre llamado hemoglobina. El láser atraviesa la superficie cutánea sin dañarla, y se transforma en calor al ser absorbido por la hemoglobina de los vasos lesionados. El calor coagula los vasos y facilita su eliminación. Al poco tiempo, el propio cuerpo reabsorbe el coágulo y la variz desaparece."

"El tratamiento con láser vascular es seguro y eficaz, pero debe realizarse de manera totalmente personalizada, con los instrumentos adecuados y bajo supervisión médica experta, tal como aconseja la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME)” comenta la Dra. Adriana Ribé.

Protocolo RibeClinic de láser vascular

El tratamiento con láser es minucioso y consiste en realizar “disparos” que siguen todo el trayecto del vaso elegido junto con la aplicación de aire frío simultáneamente al disparo del láser para mitigar la molestia. 

Tras la sesión de láser se produce una pequeña inflamación en cada zona de disparo, que desaparece paulatinamente a las pocas horas. Tras el tratamiento se puede hacer vida normal.

Es recomendable no estar bronceado antes del tratamiento ya que aunque el láser no tiene afinidad por la melanina (pigmento de la piel), su energía se absorbe en el territorio venoso subyacente a la piel. Por otra parte, sí se puede tomar el sol al cabo de pocos días con fotoprotección solar alta. 

El número de sesiones que se necesitan varía según el tipo de lesión, desde 1 a 3-4. En algunos casos, en 1 sola sesión el organismo elimina la inflamación y la vena tratada desaparece. Si la vena tratada se restablece y reaparece parcialmente tras la sesión, puede ser necesario un retoque varios meses después. Esto se debe a que en muchas ocasiones la lesión está conectada a una red venosa reticular subyacente y se necesita más intensidad para su eliminación. 

La Dra. Adriana Ribé aconseja empezar el tratamiento cuando las lesiones son iniciales y en número escaso. 

Cuidados Postláser

- Aplicarse crema con vitamina K los días inmediatamente posteriores a la sesión.

- Utilizar protección total (SPF 50+) en las zonas tratadas si se expone al sol

ESCLEROTERAPIA

Mediante la técnica de la espuma se inyecta un material para tratar la vena dilatada. El número de sesiones varía según la zona afectada.

 


solicitar visita

coolsculpting

thermage

smoothshapes

fraxel

revlite

elite mpx

iovera